21 DE NOVIEMBRE DÍA MUNDIAL DE LA TELEVISÓN

television-salud-habitos-epigenetica-bioclinica-marbella

21 DE NOVIEMBRE DÍA MUNDIAL DE LA TELEVISÓN

Hoy día 21 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Televisión. Así lo decidió en el año 1996 la Asamblea General de la ONU que consideró que el medio de comunicación se merecía una jornada de celebración.

La fecha no se eligió de forma aleatoria sino que coincide con el inicio del primer Foro Mundial de la Televisión. Tal día como hoy, pero hace quince años, se reunieron distintas personalidades de los medios de comunicación bajo el amparo de las Naciones Unidas.

A pesar de que el consumo televisivo lleva su personal descenso en picado, año tras año entre un 3% y un 4%, aún, a día de hoy la media diaria se sitúa en cuatro horas por persona.

Nuestros padres han sido los primeros hijos de la televisión. La tele les aliviaba el estrés, les permitió aprender y conocer nuevos mundos y también influyó en su salud. Las consecuentes generaciones a la de nuestros progenitores se han ido volviendo más y más obesas. Siendo esto último, un problema latente, especialmente en los estratos sociales con menos acceso a otro tipo de ocio que no sea el inmediato. Es decir, sentarse en el sofá a ver tele.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

tele-obesidad-infantil-television-television-alimentacion-infantil-bioclinica-marbella

La herencia de los malos hábitos

 

La ciencia, gran esclava de los datos, ahora nos dice que hay comportamientos adquiridos que se pueden transmitir a la descendencia. Y aquí hablamos de los malos hábitos que promovieron nuestros padres. Y que, a pesar, de no repetirse en la práctica por las actuales generaciones, esconden en su propia idiosincrasia, y sin responder a ninguna herejía, evidencias de que sus excesos alimentarios podrían estar afectando el metabolismo de hijos y nietos.

Durante dos siglos, usamos como válidas las bases de Jean-Baptiste Lamarck, que hoy en día consideramos erróneas. Básicamente el lamarckismo, en su día, vino a contarnos que una característica contraída en vida por un organismo, pasaba directamente a su descendiente. Hoy en día sabemos que esto es erróneo. Pero luego vino Darwin y formuló el mecanismo de la selección natural en 1859. Que sabemos no siempre está equivocado.

Podemos concluir que los caracteres adquiridos que son transmitibles, son aquellos que constan de una naturaleza muy distinta a los referidos por Lamarck. Estos tienen que ver con la alimentación, la presión atmosférica, la oxidación, la acidez, la radiación y el nivel de intoxicación de cada uno. Parece ser que lo que tienen en común todas estas condiciones, es su capacidad de afectar directamente a las células sexuales, o bien a sus precursoras.

Este proceso, es un concepto científico llamado epigenética, que viene a designar una serie de alteraciones en la actividad de los genes, sin guardar relación en los cambios de su secuencia, sino en otras cosas que se guardan como si este fuese un disco duro, de forma muy estable.

El campo de la epigenética ha surgido como un puente entre las influencias genéticas y ambientales. Las principales son los radicales más simples de la química orgánica (metilos, –CH3) y unas proteínas llamadas histonas. Estas modificaciones persisten a lo largo de las divisiones celulares. Por tanto, también pueden trasmitirse entre generaciones. (Sampedro, 2017).

genetica-saludia-mundial-television-adn-genetica-salud-bioclinica-marbella-bioclinica

 “¿Quién duda que los anuncios de la televisión en los países donde este medio masivo de comunicación está comercializado no influyan en lo que comen los niños, los jóvenes y también los adultos?”

 

El sobrepeso y la obesidad son el resultado de que, al mirar la TV, se come más cantidad porque la atención está en la pantalla. Se tiende a masticar y a saborear menos y a consumir productos ricos en grasas.

El metabolismo se resiente por el sobrepeso y el sedentarismo. Un análisis de la Universidad de Harvard (EE. UU.) muestra que por cada 2 horas diarias de televisión, el riesgo de dolencias cardiovasculares y diabetes tipo 2 aumenta un15% y un 20% respectivamente.

Si le apetece picar entre horas, escoja alimentos saludables, como las palomitas caseras preparadas con una gota de aceite de oliva y aderezadas con sal, 30 g de frutos secos crudos o 100 g de chocolate negro. Evitar también la TV durante las comidas principales.

Los hábitos alimentarios tienen particularidades regionales e individuales en dependencia de múltiples y complejos factores; pero hoy se identifican tendencias mundiales generales que caracterizan los hábitos alimentarios comunes de la mayoría de las personas que viven en diferentes regiones y países. Los más significativos son:

• Un aumento sostenido en el consumo de energía, tanto en países desarrollados como subdesarrollados, por encima de las necesidades nutricionales.

• El aumento en cantidad y la diversidad de alimentos, sean o no industrializados, que pueden adquirirse en diferentes tipos de mercados o establecimientos. Productos que, en muchos casos, no tienen valor nutritivo.

• El incremento del urbanismo con sus rasgos característicos en el estilo de vida, las comidas rápidas, así como el consumo de alimentos en lugares públicos.

• Cambios en la organización de la vida familiar. La mayoría de sus integrantes pasan una gran parte del tiempo fuera de casa; existe una reducción del tiempo para la elaboración de las comidas, y además se dispone de mayores facilidades para comprar y preparar comidas precocinadas.

• El consumo de alimentos de manera desordenada durante todo el día.

La nutrición celular está destinada a regenerar, de manera integral, optimizando el metabolismo celular de su organismo. Este programa devuelve a las células carencias su potencial óptimo. Siendo recomendable tanto para personas que deseen proteger su salud como para evitar las predisposiciones genéticas que derivan en enfermedad.

Si desea conocer más acerca de nuestros programas de nutrición celular, consulte en nuestra web de BioClínica Marbella.

 

BIBLIOGRAFÍA: 

Blog.soovil.com. (2017). Mejora tus hábitos al ver la televisión – Soovil. [online] Available at: http://blog.soovil.com/mejora-tus-habitos-al-ver-la-television/ [Accessed 17 Nov. 2017].

Lladó, A. and Lllado (2017). Los nuevos hábitos de consumo nos alejan del televisor. [online] La Vanguardia. Available at: http://www.lavanguardia.com/economia/innovacion/20170914/431277809530/nuevos-habitos-consumo-televisor.html [Accessed 17 Nov. 2017].

Sampedro, J. (2017). Análisis | La herencia de los malos hábitos. [online] EL PAÍS. Available at: https://elpais.com/elpais/2016/07/22/ciencia/1469210024_565712.html [Accessed 17 Nov. 2017].